Cómo mantener el césped artificial en perfecto estado

Cómo mantener el césped artificial en perfecto estado

La elección de césped artificial tiene como beneficio fundamental que su mantenimiento es mucho más sencillo que la opción natural. Gracias a la composición que presenta este tipo de césped y a sus materiales de calidad limpiarlo debe ser mucho más fácil que tratar un jardín tradicional, aunque también tiene sus características de mantenimiento.

Los cuidados básicos y necesidades del césped artificial

Pese a la relativa sencillez en el mantenimiento del césped artificial, es positivo realizar ciertos cuidados básicos para una mejor conservación del producto y algunas maniobras de limpieza con el fin de que el césped artificial mantenga su aspecto en las mejores condiciones y durante el máximo tiempo posible.

Alargar la vida del césped artificial será beneficioso para su aspecto pero también para nuestro bolsillo, y puede ser tan sencillo como seguir unos pequeños pasos de manera más o menos regular.

Los pasos para el mantenimiento del césped artificial

Hay algunos consejos y rutinas que se pueden seguir para conservar el césped artificial casi como el primer día, y a continuación te vamos a facilitar algunos de estos trucos indispensables.

Una de las rutinas más útiles es realizar un cepillado de manera periódica. La forma más aconsejable de realizar este cepillado es haciéndolo en sentido contrario a la dirección de las fibras, levantándolas y limpiando la materia orgánica depositada en la superficie. También se debe aprovechar esta maniobra para recolocar la arena de sílice.

Aunque hablemos de césped artificial no debemos olvidar que también necesita que se riegue. Regar una vez al mes o cada dos meses (a diferencia del césped natural) puede ser perfectamente suficiente y ayudará mucho a mantenerlo limpio. En las épocas de verano o de climas cálidos en general se podría realizar más a menudo, ya que de esta manera se conseguirá bajar la temperatura.

La humedad se deposita en la arena de sílice y mantiene el frescor similar al de un césped natural. Si las temperaturas son excesivamente bajas no es recomendable regar, ya que el hielo puede desgastar la base de látex con el paso del tiempo, sobre todo si se repite la maniobra.

En ocasiones puede ser muy positivo aplicar un perfume higienizador que impida que se asienten los insectos u otro tipo de bacterias en el césped artificial. Lo más común es que se trate de productos químicos rebajados para evitar dañar el propio césped, existen productos específicos para ello.

Es importante reponer la arena de sílice de vez en cuando, ya que con el movimiento o las inclemencias climatológicas tiende a desplazarse o acumularse en un mismo lugar. Reponerla cada cierto tiempo puede evitar pérdidas en el volumen o irregularidades en su comportamiento. Si la arena de sílice está bien colocada es más probable que el césped artificial permanezca erguido.

Antes de realizar el proceso de reposición de arena de sílice es recomendable cepillar y regar el césped artificial, posteriormente aplicar la nueva capa rellenando los huecos vacíos y cuidando el nivel de acumulación para que esté en reparto equitativo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *